Su novia borró la carta de aceptación de su escuela soñada. Le costó USD 265.000 arruinar su carrera


El clarinetista Eric Abramovitz soñaba desde los 7 años con ingresar al Conservatorio de Música Colburn con beca completa. Cuando lo aceptaron, su -ahora ex- novia no lo soportó.

A pesar de que Eric Abramovitz es un músico de élite, ha ganado importantes premios y se ha presentado como solista en las mejores sinfonías de Canadá, aún tenía un sueño por cumplir: ingresar al Conservatorio de Música Colburn en Los Ángeles con beca completa.

Desde que comenzó a tocar clarinete, siendo un niño, que este fue su objetivo. Y cuando tuvo la oportunidad de postular, lo hizo, pasando por una seguidilla de audiciones.

Eric Abramovitz

Fue un proceso largo y complicado, durante el cual fue elogiado por los profesores. Eric pensó que sería este, por fin, el momento que tanto esperaba desde que tenía 7 años. Sin embargo, todo se derrumbó cuando recibió un correo electrónico del conservatorio, rechanzádolo. Eric no podía creerlo. Los días siguientes fueron sumamente difíciles.

En ese momento, hace 4 años atrás, Eric mantenía una relación con Jennifer Lee, quien también es músico. De hecho vivían juntos.
Eric nunca pensó que los celos de su novia, serían los culpables de que sus sueños se cayeran al suelo.


Eric Abramovitz

Según dicta la demanda del caso, Jennifer encontró el correo de aceptación que el maestro de Colburn, Yehuda Gilad, le había enviado a Eric en marzo de 2014. La chica entró en pánico y “temerosa de perder a su novio frente a la oportunidad de su vida”, no pensó y actuó. Entonces hackeó la cuenta de su novio y respondió la oferta haciéndose pasar por Eric.

Escribió que rechazaba la beca porque se iría a otro lugar. Eliminó la evidencia, creó otra dirección de correo -falsa de Yehuda Gilad- y le escribió a Eric para darle la mala noticia.
Pero no solo le dijo que no había sido aceptado en la prestigiosa institución, sino que además le hizo una oferta en otra universidad, que Jennifer sabía muy bien que no podía aceptar. Lleno de decepción, Eric dijo al -falso- Yahuda Gilad que se quedaría en McGill para finalizar sus estudios.

Seis meses después, la pareja terminó su relación. Eric no sabía nada al respecto, pero claramente las cosas se habían complicado.

Eric Abramovitz

Pasó el tiempo y el joven decidió audicionar para otra beca, que también aplicaba para Gilad. Tocó en frente del mismo hombre que lo había “rechazado” en el pasado, y cuando terminó le preguntó: ¿Tú me rechazaste, ¿Qué haces aquí?”.

El músico no podía entender lo que Gilad quería decirle. Perplejo le respondió: Usted me rechazó a mí. Le dijo que no, que al revés. Eric pensó que quizás lo estaba confundiendo.
Pero no, Gilad no estaba equivocado. Algo raro estaba sucediendo acá y Eric no podía resolver qué. A pesar de lo ocurrido, le dieron un lugar en el programa -sin beca- de Gilad. El chico estaba feliz, pero la situación seguía rondando en su cabeza.

Cuando llegó a la academia, varios estudiantes le preguntaban por qué había rechazado a Colburn. Todos pensaban que lo habían aceptado.

Eric Abramovitz

Eric compartió con Yahuda Gilad el correo de “rechazo”, quien rápidamente confirmó que ese no era su dirección de correo electrónico y que él no lo había enviado. Conocer la verdad fue “demoledor”, pero aún ignoraba que su ex novia estaba detrás de esto. Hasta que sus amigos lo sugirieron.

Probaron contraseñas falsas que Jennifer utilizaba usualmente y lograr entrar a la cuenta. Eric describió ese momento como una “puñalada al corazón y en la espalda”. Informó a su profesor sobre su hallazgo, contactó a Jennifer y contrató a un abogado.

La chica intentó negarlo, pero la evidencia la condenaba. Eric recordó que en el momento que recibió el correo de rechazo, estaba con ella, quien lo consoló.
La demanda falló a favor de Eric y para solventar los daños, su ex novia debía darle una recompensa de 265 mil dólares, lo suficiente para el joven músico, quien vive feliz con su nueva novia y una ascendente carrera musical.


Eric Abramovitz

Califícalo




Qué Opinas?